GUÍA DEL VIAJE A SRI LANKA – Parte 1

GUÍA DEL VIAJE A SRI LANKA – Parte 1

Me encanta aprovechar las vacaciones de verano para hacer un gran viaje. Esta vez, nos decidimos por Sri Lanka. No era nuestra primera opción pero desde luego, una vez conocido el país si que podemos decir que fue un auténtico acierto.

Fuimos con los días muy justos, por lo que sabíamos que teníamos que aprovechar los días al máximo. Y vamos si los aprovechamos…

Guía de viaje Sri Lanka

DÍA 1: Llegada a Colombo

Llegamos a eso de las 15.30 al aeropuerto internacional de Colombo, donde nos esperaba nuestro guía y conductor, los cuáles nos acompañarían todo el trayecto.

Llevábamos más de 30 horas de viaje y lo único que nos apetecía era llegar a nuestro hotel de Colombo (al que tardamos unas dos horas en llegar) y descansar para poder así empezar nuestra ruta al día siguiente con fuerza.

Nos alojamos en el hotel OZO Colombo y como tuvimos que esperar más de cinco minutos en la recepción del hotel nos hicieron un “upgrade” que consistía en una habitación un poco más amplia y con vistas al mar. No pudimos disfrutar mucho de estas vistas ya que en Sri Lanka anochece a eso de las 18.00horas, por lo que los días se quedan un poco cortos y es muy recomendable madrugar para aprovecharlos al máximo.

 

DÍA 2: Colombo y Galle

Comenzamos el día a las 8.30 am para conocer de manera rápida la ciudad de Colombo. Recorrimos algunas de sus calles, pudimos empezar a conocer sus templos budistas y alguna mezquita. De ahí nos montamos en el autobús para terminar de hacer la panorámica de la ciudad.

Personalmente, no es una ciudad que me gustase. Esa fue mi impresión mientras la estábamos visitando, pero mi pensamiento de que no merecía la pena se hizo más fuerte a medida de que fuimos descubriendo el país.

 

 

 

 

A eso de las 11am tomamos rumbo hacia el sur. Nos dirigíamos hacia Galle y de ahí hacia el parque natural de Yala y poder disfrutar de mi ansiado safari. Visto que para las 15.00 horas, hora prevista del safari, no íbamos a llegar decidimos cambiar de plan. Y es por ello que, de camino a Galle, decidimos parar en Balapitiya y dar un paseo en un bote por los manglares. La verdad que fue un paseo muy agradable y tranquilo.

 

 

 

Galle Sri Lanka

 

Y ahora sí, con el tiempo un poco justo decidimos ir directos a Galle. Llegamos justo para ver el atardecer desde su famosa fortaleza. Hay quienes califican a esta ciudad como la ciudad más europea de Sri Lanka. Al llegar tan justos de tiempo, no pudimos ver nada más que la fortaleza y el faro. Caminamos algo por sus calles pero ya había anochecido y no pudimos ver gran cosa. Nos dio mucha pena no tener más tiempo para disfrutar de esta ciudad ya que teníamos que irnos a Yala donde íbamos a pasar la noche. Desde luego si volviera a Sri Lanka no dudaría en dormir una noche en Galle.

 

 

 

 

 

 

Como ya he dicho dormimos cerca del parque nacional de Yala (a tres horas de Galle), concretamente en el Thaulle Resort. Un hotel que lo recomiendo al 100%. Llegamos al hotel, cenamos y nos fuimos a dormir ya que era tarde y estábamos agotados.

 

DÍA 3: Yala, Ella y Nuwara Eliya

El tercer día empezó muy temprano. Y es que nos despertamos a las 5 de la mañana para irnos de safari por el parque nacional de Yala. No conseguimos ver los leopardos, pero lo disfrutando viendo otros muchos animales: ciervos, monos, búfalos, elefantes, diferentes tipos de aves, cocodrilos…

 

 

Una vez terminó la excursión, volvimos al hotel para desayunar (sí, era tan temprano que aún no estaba listo el desayuno) y recoger las cosas para coger rumbo hacia el norte del país y sin duda, mi favorita.

Nuestro destino final era Nuwara Eliya situado a más de 2500 metros de altura y a 3 horas aproximadamente de Yala. Por el camino, paramos en mitad de la carretera al ver como había una mujer haciendo tarros de barro. Estuvimos con ella y sus hijos y nos enseñó como era el proceso de elaboración de los recipientes.

Seguimos nuestro recorrido hasta Ella. Hicimos una parada en la cascada de Ravana. Es ahí donde me di cuenta lo mucho que había cambiado el paisaje. Y es que si Sri Lanka se caracteriza por lo verde y frondoso que es, la zona central del país se lleva la palma. Los paisajes eran espectaculares, de esos que podías quedarte horas embobada.

Qué hacer en Si Lanka

 

 

 

 

Después de darnos un baño y comer en un restaurante situado muy cerca de la cascada, fuimos a ver un templo budista donde casualmente ese día estaba lleno de niños haciendo las ofrendas para los exámenes que tenían al día siguiente.

 

 

 

Finalmente seguimos subiendo la montaña hasta llegar a Nuwara Eliya. El clima y el paisaje era totalmente diferente: lluvia, niebla, frio, infinítos campos de te, etc. Nos alojamos en el St. Andrews Hotel, podríamos decir que fue nuestro favorito. Salimos a dar un vuelta pero empezó a llover con fuerza y anocheció por lo que nos fuimos al hotel. Y es que el clima era tan diferente que para que os hagáis una idea, después de cenar decidimos sentarnos frente a la chimenea para entrar en calor.

 

 

Y aquí va mi segunda pena del viaje: No haber hecho el recorrido en tren por las altas tierras. Está claro que si vas con el tiempo tan justo como íbamos nosotros tienes que intentar disminuir al máximo los tiempos de trayecto y lo mejor para ello es moverse en autobús o en coches ya que los trenes en Sri Lanka, además de ser más lentos, siempre van con retraso. Aún así, considero que atravesar esta zona en tren es un MUST que no debes dejar de hacer.

 

DÍA 4: Nuwara Eliya y Kandy

El día era lluvioso, con niebla y hacia frio. Así dicho muy apetecible no parece. Pero no, estábamos en Sri Lanka y había que aprovechar al máximo el día. Dimos una vuelta para conocer Nuwara Eliya y entramos en su mercado, que por cierto, si eres un poco sensible con los olores mejor que no vayas.

Después paramos en el Blue Fields, una fábrica donde nos explicaron el proceso de recogida y fabricación de té y pudimos comprar. Para los que no sepáis, el té de Sri Lanka es muy conocido. Hicimos unas cuantas paradas en el camino ya que los paisajes que estábamos viendo eran una pasada y necesitábamos fotografiarlos.

Viaja a Sri Lanka

 

 

 

 

Por fin llegamos a Kandy. Esta ciudad la califican como la capital del centro del país. Es un ciudad con mucho ajetreo y mucha vida. Eso sí, prepárate también para estar continuamente escuchando bocinazos de los coches. Vimos un espectáculo de bailes regionales y una vez acabo fuimos a visitar el Templo del Diente de Buda. Nos comentaron que era mejor visitarla al atardecer ya que en su interior se encuentra una de las mayores reliquias del budismo y que solo puede visitarse a partir de las 18.30: el diente de Buda (de ahí el nombre). Muchísima gente va allí a dejar sus ofrendas y hacen unas colas larguísimas para poder acceder a la sala donde se encuentra la reliquia.

Mi consejo es que prepares bien la cámara y el zoom para que en el momento que se abre la puerta puedas sacar una foto y ver así el famosísimo diente. Al margen de ello, este templo tiene algo especial que no se que es y que sin duda no podéis dejar de visitarlo.

 

 

 

 

 

 

Un vez visto esto nos fuimos al hotel. Nos hospedamos en el OZO Kandy. Es de la misma cadena que el hotel de Colombo. Después de cenar nos subimos a la terraza de la azotea para tomar algo.

 

 

Y hasta aquí podríamos decir que sería la primera parte del viaje. Sin duda siguieron siendo increíbles, ya que faltan algunas de las cosas más importantes de Sri Lanka. ¿Os suena cuál puede ser?

 

Guía de viaje a Sri Lanka – Parte 2

 

 


Síguenos:

Instagram

Facebook


 



1 thought on “GUÍA DEL VIAJE A SRI LANKA – Parte 1”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


es Spanish